Suelten los Papers!

El 17 de octubre pasado, sólo un día antes del estallido social, una particular noticia se filtró por redes sociales. El Metro de Santiago usaba software pirata. Con 15.000 millones de pesos de utilidades, la empresa evadía sin vergüenza alguna la licencia de Windows. Tal cual! Como la mayoría de nosotros patipelaos que recibimos como patada en la guata el impuesto a Netflix, usamos torrent y sí, extrañamos a Megaupload. Pero más allá de lo anecdótico, el copyright puede ser una seria barrera  para un área estratégica: la investigación científica. 

“Es verdad, robo a las editoriales para dárselo a los científicos” afirmaba Alexandra Elbakyan, quien creó la reconocida web Sci-Hub el 2011. La informática kazaja con solo 22 años se convirtió en la mayor amenaza para el oligopolio encabezado por Elsevier, Springer Nature y Wiley-Blackwell. El sistema es bastante sencillo, pegas el link (DOI) del artículo de tu interés y listo. Es tan ampliamente usado, que si le preguntas a cualquier estudiante de posgrado, lo más probable es que conozca este “Napster de la Ciencia”.

Alexandra Elbakyan
Alexandra Elbakyan

El éxito de Sci-Hub no es accidental. Descargar un sólo artículo original del último año cuesta en promedio unos 30 dólares. Los autores regalan su trabajo  y además financian las publicaciones de sus propios bolsillos o de fondos públicos, como el Fondecyt, para terminar beneficiando a la misma industria  que los explota y que mantiene  un margen de ganancias de hasta un 40%, casi el triple de lo que generan otros rubros como la banca, los grandes medios y las petroleras, y que solo es equiparable a las utilidades de las farmacéuticas. 

La labor de los científicos en Chile, especialmente las mujeres, es altamente precario. Un sistema inestable de “boleteo” que depende mucho del volumen de papers que publiquen. La premisa de una “falsa productividad” que compromete la calidad de su trabajo y su propia salud. Esta pandemia es una gran oportunidad para cambiar el paradigma. Porque  dependemos de los científicos. De sus modelos predictivos, de la elaboración de test, de los programas de trazabilidad y sobre todo, la creación de una vacuna para derrotar al coronavirus. Ellos son la gran esperanza de la humanidad. Es hora de que los que ostentan el poder valoren sus esfuerzos. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s