¿Dónde juegan los niños?

Está comenzando el Mes del Niño. Miles de padres despabilan  para aportar un trozo de cariño en muchas cuotas de crédito. Juguetes costosos y comida chatarra para sobrecompensar aquellas ausencias forzadas por la rutina. Aquella que afirman odiar, pero a la vez necesitar. Surge entre medio una incómoda interrogante:¿donde juegan estos niños el resto del tiempo?
Cat Stevens me hablaba de eso en una canción que escuchaba en mis viajes de infancia. En nuestro glorioso auto francés de segunda mano junto a los pequeños monstruos que eramos con mis hermanos. Disfrutábamos apretados en el asiento trasero. Empujones, cantos, chistes hasta quedar amodorrados por las vibraciones del motor y las suaves melodías del artista británico. Yo no entendía las letras en ese entonces, pero desarrollé una gran afición por los temas del músico y ese gusto ha perdurado en el tiempo. Olvidé los hitos de Mazapán, Cachureos y Disney. Pero el viejo Yusuf Islam sigue vigente en mi Spotify, hablándome de rock cosmopolita y flocklore exiliado, de procesos sociales que siguen avanzando y tropezando hasta hoy.
No todo era perfecto en ese entonces. Se veía con suspicacia la supremacía del Super Nintendo y los albores de los PC. Los padres ya estaban consternados por nuestra salud mental. Sus hijos comenzaron a quedarse en la casa. No salían al exterior. Sin embargo, como inocentes palomas, nadie estaba preparado para la Generación Touch los enanos de miradas cegadas a todo lo que no pueden deslizar con un dedo a 5 centímetros de sus ojos embobados. Esos que abundan en las escuelas de hoy. Atrás quedaron las noches jugando Mario Kart con los compañeros de curso y los tarreos legendarios de los más nerds. Aún más esas tardes bacanes de bicicleta, patines, juegos de plaza y calle. Llama la atención que existen todavía varios de estos espacios físicos para disfrutar en familia a lo largo de Chile. Imposible no nombrar nuestro hermoso Parque Ecuador, baluarte de todos los penquistas. Aún así se ven cada vez más abandonados.
Respecto a lo anterior debo confesar que este titular fue deliveradamente engañoso.  El problema del que hablamos no es tanto el dónde, sino el cuándo juegan los niños. Más aún, el fondo ni siquiera está en los niños de hoy, sino los de ayer. Porque todo depende netamente de la disponibilidad que tengan quienes cuidan a la juventud del Chile actual. Esos padres que viajan largas distancias, por poco dinero y en malas condiciones. La pobreza de tiempo es lo peor. Los que trabajan en la capital, donde la calidad de vida es tan buena como la del aire que se respira, bien saben lo importante que es la carencia de instantes de recreación. Paradójico, considerando la automatizacíon de los procesos laborales: las cajas de los súper parecen autoservicios, las puertas se abren solas, los registros se anotan en excel, los encargos se hacen por internet. Tal vez la falta de ética de los oligopolios sin contrapeso termina haciéndonos perder ese valioso tiempo a clientes, empleados y proveedores. El estado se adaptó ignorando el problema de base, implementando una jornada escolar muy larga para resignarnos a tener a nuestros pequeños en ilustres guarderías. Otra mediocre estrategia.
Los que más sufren en este escenario son los adultos del siglo XXI, los muchachos condenados a abandonar los sanos juegos de nuestra historia y, pese a la nostalgia, necesitan una excusa comercial a mitad de año para compartir con sus hijos. Algunos, claro, estamos en una situación más ventajosa. Como yo, que todavía me siento como ese muchacho que escuchaba a Cat Stevens, disfrutando plácidamente discos enteros, sin tablets,sin iPods. Sólo imaginando un mundo mejor, sin tanto ruido, tozudez y violencia. Por eso deseaba compartir con ustedes aquel esbozo de mi dicha y los invito a  seguir luchando por sus auténticos sueños.
I know we’ve come a long way,
We’re changing day to day,
But tell me, where do the children play?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s